Historia

Las Sociedades Secretas y el Origen de las Tríadas

Las tríadas, organizaciones criminales, tuvieron su origen en una escisión de la Sociedad Hung Mun, o Sociedad del Cielo y la Tierra, una organización secreta que luchó por el derrocamiento de la dinastía Qīng en los últimos años de la era imperial china.

Hui sociedad o agrupacion - Las Sociedades Secretas y el Origen de las Tríadas

El caracter huì 會, en chino tradicional: "sociedad" o "asociación".

Introducción

La Sociedad Hung Mun 洪門 (en cantonés, o Hóng Mén en mandarín), también llamada Sociedad del Cielo y la Tierra (天地會 Tiāndìhuì), fue una organización secreta cuya actividad se centró durante el s. XIX y principios del XX en el derrocamiento de la dinastía Qīng 清, de origen manchú, que gobernaba China.

Esta sociedad se declaraba leal a la depuesta dinastía Míng 明, y estuvo envuelta en actividades revolucionarias, con las que muchos practicantes de artes marciales en el Sur de China simpatizaban.

Una rama de esta sociedad secreta daría lugar a las tríadas, grupos dedicados al crimen organizado dentro y fuera de China. Sin embargo, no fue éste el propósito original de la sociedad Hung Mun, como tampoco lo fue en un principio la lucha contra la dinastía Qīng.

 

Antecedentes históricos y contexto socioeconómico

Tras la toma de Běijīng 北京 por los manchúes en 1644, algunos grupos de opositores escaparon hacia el sur y continuaron abiertamente la lucha armada durante un tiempo. El vínculo entre los individuos que conformaban estos grupos era la hermandad juramentada a la manera en que, en el famoso episodio del Romance de los Tres Reinos (三國演義 Sānguó Yǎnyì), Liú Bèi 劉備, Guān Yǔ 關羽 y Zhāng Fēi 張飛 se jurarían hermandad en el jardín de melocotoneros.

Éste sería el modelo de sociedad (huì 會) mediante el que se constituirían las llamadas sociedades secretas.

Sociedades secretas, Hung Mun, tiandihui, Tríadas, hong men,

Enfrentamiento entre tropas manchúes y del imperio Míng 明.

Durante el s. XVIII, el sur de China experimentaba una presión demográfica que empujaba a ciertos grupos sociales a la marginalidad. Estos grupos estaban formados por minorías étnicas e inmigrantes de otras regiones de China, como los hakka 客家 (ésta es la romanización habitual del término cantonés; pronunciado kèjiā en mandarín).

Los hakka (literalmente, “huéspedes”) habían sido migrantes de las provincias de Hénán 河南 y Húběi 湖北, más al norte, pero se habían establecido en las regiones del sur hacía ya varias generaciones, por lo que los miembros de la comunidad hakka no eran ellos mismos inmigrantes, aunque conservaban su propia lengua, diferente del cantonés y del fukienés, llamada también hakka.

Con el tiempo, el término hakka pasó a englobar también a otros grupos étnicos migrantes, aunque éstos no hablasen la lengua hakka y, en general, a cualquier forastero.

Por otra parte, los nativos locales hablantes del cantonés eran conocidos como punti 本地 (literalmente “nativos” en cantonés; běndì en mandarín). Los punti llegaron a ver el crecimiento de la población hakka como una amenaza, relegándolos a la marginalidad y empujándolos a vivir en las colinas, lejos de las tierras fértiles para el cultivo. Las relaciones matrimoniales entre ambos grupos étnicos eran muy raras.

El resentimiento entre los dos grupos fue en aumento hasta que derivó en conflictos violentos.

Así pues, los hakka y otros grupos marginales comenzaron a agruparse en sociedades secretas al margen de la ley, que nacieron con el objetivo de ocuparse del bienestar socioeconómico de sus miembros. Estos individuos buscaban asimismo construir nuevas identidades colectivas al margen de los prejuicios que les imponía la sociedad general. A diferencia de los pobladores punti, que pertenecían a linajes familiares locales arraigados, las organizaciones comunales que formaron los hakka estaban basadas en la lengua y en el lugar natal.

En los registros históricos sólo aparecen unas quince sociedades de este tipo antes de 1755, y en ningún lugar se menciona como su objetivo la restauración de la dinastía Míng. No será hasta después de 1755 cuando surgirán unos 200 nuevos grupos. Uno de ellos era la Sociedad Tiāndìhuì.

Las sociedades secretas

El término “sociedad secreta” es una denominación occidental. Aunque operaban en la clandestinidad, y sus miembros trataban de pasar inadvertidos, las sociedades como Tiāndìhuì eran más o menos conocidas a nivel local. A pesar de que, si el gobierno descubría a alguno de sus miembros, éstos eran encarcelados, exiliados o ejecutados, las sociedades secretas proliferaron de algún modo debido a que satisfacían necesidades no cubiertas por otras asociaciones legales, proveyendo apoyo social, económico y religioso.

Estas agrupaciones desarrollaron sus tradiciones y sus formas propias de organización al margen de otras entidades sociales legales, y proporcionaron a individuos marginales un sentido de identidad colectiva que les permitía colaborar entre ellos, sin necesidad de conocerse, para conseguir objetivos comunes. En ningún caso eras organizaciones políticas.

Estas sociedades actuaban de manera similar a los huìguǎn 會館 (concejos a asociaciones de gremios), proveyendo soporte económico, alojamiento y regulando el comercio, con la diferencia en que los huìguǎn estaban establecidos por organizaciones oficiales y enfocada a las clases pudientes, mientras que las sociedades secretas estaban formadas por miembros marginales de la sociedad, como los hakka. De esta forma la pertenencia a estas sociedades era una forma de asegurarse la supervivencia para sus miembros.

Sociedades secretas, Hung Mun, tiandihui, Tríadas, hong men,

Fachada de un huìguǎn 會館 oficial en la provincia de Guǎngdōng 廣東.

La fundación de la Sociedad Tiāndìhuì

La Sociedad Tiāndìhuì fue fundada 1761 por un monje llamado Tíxǐ 提喜, cuyo verdadero nombre era Zhèng Kāi 郑开, junto con otros individuos en Zhāngpŭ 漳浦, Fújiàn 福建, colindando con Guǎngdōng 廣東. Su propósito original era, como ya hemos dicho, la ayuda mutua entre sus miembros.

La sociedad Tiāndìhuì comenzó a concentrar la atención del gobierno Qīng después de dos levantamientos en 1768 y 1787 en Zhāngpŭ y Taiwán 台灣, originados por disputas entre diferentes familias, y que terminaron con cientos de detenidos por el gobierno.

El motivo de estos conflictos parece haber sido sobre todo el uso de la tierra y del agua, y no hay evidencia alguna de que existiese un sentimiento antimanchú.

La represión continuada de las sociedades secretas llevó a conflictos entre éstos y el estado. Después del levantamiento de 1787 en Taiwán, el gobierno imperial comenzó a etiquetar a estas asociaciones sociorreligiosas como sediciosas.

Las ceremonias de iniciación y los rituales realizados por Tiāndìhuì estaban encaminados a crear un sentido de unidad, de hermandad como parte de una gran familia (como el propio nombre Hung Mun, “Gran Familia”, parece sugerir), que trascendía los linajes de sangre y los lazos territoriales, y no a alentar la rebelión contra el estado.

 

Ritos de iniciación

Las sociedades Tiāndìhuì eran también grupos religiosos que tomaban sus creencias del budismo y el taoísmo, y sus ritos de cultos locales con los que la población era ya familiar.

Bajo el lema “Seguir el Camino en Nombre del Cielo” (替天行道tì tiān xíng dào), o “Seguir el Camino en Obediencia al Cielo (順天行道shùn tiān xíng dào), las ceremonias de iniciación de los nuevos miembros suponían un rito de paso: la transición entre una muerte figurada y el renacimiento a una nueva vida como miembro de la sociedad.

Se dice que los iniciados sacrificaban un gallo ante un altar con incienso y hacían juramento de hermandad. Informes tardíos dicen que mezclaban la sangre de un gallo o de un pollo con vino o cenizas, y a veces con la sangre del propio iniciado, tomada de un corte en uno de sus dedos, y la bebían.

Los miembros de Tiāndìhuì se reconocían mutuamente por marcas en la indumentaria, por ciertos gestos convenidos o por la contraseña “cinco puntos, veintiuno” (五點二十一 wǔ diǎn èrshíyī), que haría referencia a la palabra Hung 洪, además de por su lema ya mencionado. Cuando entraban a la organización, algunos miembros se cambiaban el apellido a Hung.

Sociedades secretas, Hung Mun, tiandihui, Tríadas, hong men,

En la columna de la izquierda, dos grafías del caracter Hung 洪, o Hóng en mandarín,
que está formado por cinco puntos, diǎn 點 (derecha arriba en rojo), una línea horizontal y dos verticales que puede escribirse también como dos cruces, que individualmente corresponden al caracter "diez", shí 十 (derecha centro en rojo), y una línea horizontal del caracter "uno", yī 一 (derecha abajo en rojo).
Esta forma de leer el caracter Hung 洪 daría lugar a la contraseña “cinco puntos, veintiuno” (五點二十一 wǔ diǎn èrshíyī).

 

La sociedad entregaba a sus miembros certificados o libros de juramento (盟書 méngshū), que servían como registro de membresía y como identificación, además de actuar como talismanes que protegían contra las enfermedades y los malos espíritus. Los caracteres Cielo (天 tiān), Tierra (地 ) y Hung (洪, hóng en mandarín) se utilizaban también en estos talismanes escritos en estilos crípticos propios de la magia taoísta.

Talisman Tiandihui - Las Sociedades Secretas y el Origen de las Tríadas

Escritura en un trozo de papel utilizado como talismán.

Escisión

Ante la propagación de la sociedad Tiāndìhuì por diferentes provincias, ésta se ramificó en diferentes grupos, como los llamados Sānhéhuì 三合會, “Sociedad de la Triple Unión”, y Sāndiǎnhuì 三點會, “Sociedad de los Tres Puntos”.

Estos grupos llegaron a protagonizar levantamientos armados, algunos de unos pocos individuos, otros de hasta dos mil, motivados por expectativas de ganancia personal.

Basándose en los nombres de estos grupos mencionados, los británicos bautizaron a las sociedades secretas como “tríadas”, término que se utilizó para referirse a ellas sin distinción alguna entre grupos criminales y sociedades de ayuda mutua.

El levantamiento Tiāndìhuì de 1802

En 1802, en las montañas de Hùizhōu 惠州, las comunidades hakka formaban sociedades secretas que se extendían por toda la zona de mayoría hakka, en la zona fronteriza entre Guǎngdōng, Fújiàn y Jiāngxī 江西.

La escalada de tensión entre hakkas y puntis, por razones que ya se han explicado, llevó a ambos grupos a la formación de unidades paramilitares, cuyo único propósito era el enriquecimiento propio a través del pillaje, atacando mercados y aldeas punti y, en el caso de estos últimos, la defensa ante estos ataques y la venganza.

Los grupos Tiāndìhuì que reclutaban miembros para atacar aldeas vecinas fueron sorprendidos antes de actuar, y 23 de sus componentes fueron ejecutados de manera sumaria por el gobierno.

Otros miembros escaparon a regiones colindantes, donde se reagruparon y unieron a otros grupos Tiāndìhuì. En verano de 1802 había ya varios miles de miembros. Liderados por un hombre llamado Chén al que apodaban Lànjīsì 陳爛屐四 (literalmente, “Zapatos Rotos IV”), se trasladaron con sus familias a las montañas donde se aprovisionaron de comida y de armas.

Pancarta Chen Lanjisi - Las Sociedades Secretas y el Origen de las Tríadas

Pancarta utilizada por Chén Lànjīsì 陳爛屐四.

Durante un mes, estos huìfěi 會匪 (“bandidos de sociedades”, como eran llamados) estuvieron bajando de las montañas a saquear aldeas punti hasta que, en octubre de 1802, Chén fue capturado. Sus seguidores se replegaron y continuaron causando disturbios.

Mientras, los punti, que se habían organizado en una sociedad llamada “Cabeza de Buey” (牛頭會 Niútóuhuì), arrestaron a otro líder Tiāndìhuì llamado Wēn Dēngyuán 温登元, al que entregaron a las autoridades, y éste murió mientras estaba en custodia. Ante esto, varios líderes Tiāndìhuì se agruparon con sus unidades y continuaron atacando aldeas punti en represalia.

Varios miles de soldados imperiales fueron enviados a sofocar los conflictos. A su vez, los punti organizaban milicias y reclutaban mercenarios para protegerse. La situación de los Tiāndìhuì se convirtió en desesperada, hasta que consiguieron romper el cerco y escapar.

En las regiones de Bóluó 博罗县 y lo que hoy es Zǐjīn 紫金縣, en Guǎngdōng, estos episodios dejaron más de 200 aldeas afectadas, y posiblemente decenas de miles de muertos, cultivos arruinados y disrupción de las condiciones de vida. El emperador decretó una exención de impuestos durante tres años para permitir la recuperación económica.

El gobierno Qīng confiscó tierras y propiedad de los líderes de Tiāndìhuì; muchos de ellos nunca regresaron a sus casas sino que se reinstalaron en otros lugares.

 

Actividades revolucionarias

Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre en qué momento apareció en las sociedades secretas la retórica de restauración de la dinastía Míng. Los textos de Tiāndìhuì son oscuros y difíciles de interpretar.

Parece ser que para el año 1800 ya se encontraban alusiones a la restauración Míng en algunos juramentos de iniciación en las sociedades Tiāndìhuì en Guǎngdōng. Se ha relacionado también a la sociedad Tiāndìhuì con ciertos cultos mesiánicos, que pronosticaban el fin del mundo y la venida de un salvador.

Las invasiones extranjeras son, para los cultos mesiánicos chinos, uno de los indicios del fin del mundo. Estos cultos entienden además la figura del salvador como gobernante o rey ideal y justo. Algunas palabras clave utilizadas en los eslóganes y lemas relacionan a este salvador con el apellido Zhū 朱, el mismo que llevaba la familia imperial Míng, y se ha querido ver en el carácter Hung, el nombre del primer emperador Míng, Hóngwǔ 洪武.

Tiandihui moneda - Las Sociedades Secretas y el Origen de las Tríadas

Moneda de la sociedad Tiāndìhuì 天地會, posiblemente utilizada como identificación entre sus miembros, y/o como talismán protector. Entre los caracteres que figuran inscritos encontramos el nombre del primer emperador Míng, Hóngwǔ 洪武.

También se ha querido ver referencia a la dinastía Míng en el uso combinado de los caracteres separados 日 y yuè 月, que juntos forman la palabra míng 明.

Asimismo, se ha encontrado una pancarta Tiāndìhuì en Hùizhōu con un críptico eslogan, 木立斗世天下知順天興明合和同 mù lì dǒu shì tiān xià zhī shùn tiān xīng míng hé hé tóng, intraducible debido a su sentido críptico, que algunos estudiosos han interpretado como la pronosticación de la caída de la dinastía Qīng  y la restauración Míng.

En resumen, las referencias a la dinastía Míng, aunque oscuras, no escasean. Sin embargo, a pesar de estos hallazgos, las confesiones registradas de los miembros de Tiāndìhuì muestran que la mayoría de ellos no entendían su significado críptico. Otro hecho a tener en cuenta es que los objetivos Tiāndìhuì no eran las guarniciones militares manchúes, sino aldeas punti. Posiblemente el conflicto entre Tiāndìhuì y el gobierno Qīng se originara en principio como una expansión del conflicto hakka-punti.

Por otra parte, parece que la propia dinastía Qīng se esforzó en interpretar la retórica Tiāndìhuì como antimanchú. De la misma manera, es posible que la sociedad Tiāndìhuì encontrase en la restauración Míng una justificación para sus actividades, una forma de legitimación a los ojos del resto de la población.

Se cree que con este propósito de legitimación se inventó el mito fundacional de la sociedad que hace referencia a la quema de Shàolín 少林 y a la supervivencia de los Cinco Ancianos (少林五祖 Shàolín wǔ zǔ), de la que ya hemos hablado en nuestro artículo La Quema del Templo Shaolin del Sur. Estos cinco monjes supervivientes formarían, en coalición con descendientes de la familia imperial Míng, la sociedad Tiāndìhuì.

Sea como fuere, lo cierto es que el s. XIX vio un incremento constante de la involucración de la sociedad Tiāndìhuì en actividades revolucionarias, como la rebelión Tài Píng  (太平天國 Tàipíng Tiānguó), una de las más cruentas de la historia china, o la Rebelión de los Turbantes Rojos. Para esta época, la sociedad Tiāndìhuì ya había dejado de ser un sistema de ayuda exclusivamente entre migrantes, y se había asimilado a las comunidades locales, involucrándose en actividades violentas. El sentimiento antimanchú se había generalizado, y los rebeldes Tài Píng cometieron masacres aniquilando a toda la población manchú en algunas ciudades.

Tras las Guerras del Opio, más y más campesinos pobres se unían a la sociedad Tiāndìhuì para asegurar su supervivencia, y de nuevo aparecieron nuevas ramas de esta sociedad.

Tiāndìhuì y Artes Marciales

Según se cuenta, los primeros maestros de Choy Li Fut 蔡李佛 entrenaban a campesinos pobres para formar parte de milicias armadas y nutrir los grupos revolucionarios. El lema Hung Sing 洪勝, “victoria para la familia Hung”, era común entre los primeros practicantes del estilo. El carácter Hung 洪 fue cambiado posteriormente por los caracteres hung 鴻 “ganso” y hung 雄 “héroe”, homófonos en cantonés, para codificar su sentido original y evitar riesgos.

Tras la caída de la dinastía Qīng, estas sociedades que habían hecho del derrocamiento de la dinastía su actividad principal, perdieron su razón de ser y se pasaron al crimen organizado. Miembros de estas tríadas viajaron a países vecinos del sureste de Asia para continuar sus actividades ilegales, donde aún hoy siguen actuando, además de en el sur de China, Hong Kong y Taiwán, así como comunidades chinas en el extranjero como los EEUU.

 

 

Fuentes:

Qin Baoqi, Dian H. Murray, The Origins of the Tiandihui: The Chinese Triads in Legend and History

Robert J. Antony, Joseph Tse-Hei Lee, Chinese Secret Societies and Popular Religions Revisited: An Introduction

Robert J. Antony, Ethnic and Religious Violence in South China: The Hakka-Tiāndìhuì Uprising of 1802

 

¡Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *