Historia del Jiàn o Espada Recta China

Introducción:

El jiàn 劍 es una espada recta de doble filo que apareció como arma militar en los tiempos de la dinastía Zhōu 周. Sin embargo, con el tiempo su uso se abandonaría en el campo de batalla en favor del sable (刀 dāo), y pasó a convertirse en un arma simbólica y ritual, manteniendo su uso en exhibiciones y en la defensa personal, y terminaría asociándose a la erudición y a la clase alta.

 

El jiàn como arma militar:

El jiàn apareció en la dinastía Zhōu Occidental 西周 (1046-781 a.C.) como arma secundaria en el ámbito militar. Al tratarse de un arma corta, no era el arma de combate principal, y se utilizaba generalmente como último recurso; un arma defensiva más que ofensiva. Esta espada es un arma versátil, que permite a la vez técnicas de corte y tajo y técnicas de estocada, y es además fácil de transportar al cinto.

Espada Zhou - Historia del Jiàn o Espada Recta China

Espada de la dinastía Zhōu 周.

El jiàn apareció simultáneamente a la alabarda de punta para clavar, conocida como jǐ 戟; hasta entonces se utilizaba principalmente la daga-hacha o alabarda gē 戈.

La daga-hacha es un arma de asta larga, con una hoja afilada perpendicular al asta en el extremo distal de ésta. Para usar de forma efectiva el gē, era necesario oscilar el arma, por lo que se infiere que los combates no eran en formación cerrada, ya que en este caso habría sido extremadamente difícil de utilizar, y habría supuesto gran riesgo para el resto de la tropa.

El jǐ, en cambio, añadió sobre la estructura de la daga-hacha una punta para clavar. La aparición del jiàn y del jǐ reflejan por tanto un cambio en la forma de combatir, pasando del combate en formación abierta con armas de corte oscilante a un combate en formación compacta con armas cuya principal función es realizar estocadas.

Historia del Jian, Jian, espada recta china, history of jian, straight sword,

Alabardas gē 戈 (izquierda) y jǐ 戟 (derecha).

Las espadas del período Zhōu  tenían una hoja de entre 28 y 46 centímetros. En el Período de Primaveras y Otoños (春秋時代 Chūn-Qiū Shídài), debido al desarrollo de la metalurgia, llegan a medir hasta 56 centímetros de hoja, principalmente en el sur de China, ya que allí el combate se basaba en infantería, mientras que en el norte se había pasado a la guerra de cuadrigas.

Durante Hàn 漢, el jiàn siguió siendo popular. Algunos espadachines (劍客 jiànkè) se ganaban la vida con sus habilidades de esgrima. Éstos abundaban especialmente en las zonas de frontera con los pueblos de la estepa, donde las guarniciones allí apostadas hacían frente a incursiones frecuentes de estos pueblos. A menudo se organizaban espectáculos de esgrima, disciplina que a pesar de su peligrosidad se convirtió en pasatiempo de poetas y aristócratas.

Historia del Jian, Jian, espada recta china, history of jian, straight sword,

Espada de bronce de la dinastía Hàn 漢 (202 a.C.-220 d.C.).

No obstante, poco a poco el uso de la espada recta en el ámbito militar se fue abandonando en favor del sable. Este cambio comenzó ya durante Hàn y al final del Período de los Tres Reinos (三國時代 Sānguó Shídài) ya se había consolidado.

Los sables eran más pesados y robustos, y no se rompían con tanta facilidad. Al tener un solo filo, la estructura del sable permitía que el lomo de la hoja fuese más grueso y dotaba al arma de mayor robustez.

Otro de los factores que favoreció este cambio fue, posiblemente, la cantidad de entrenamiento necesario para dominar el arma. El sable podía llegar a manejarse de manera efectiva con menos entrenamiento que la espada, por lo que a la hora de entrenar a las tropas era una elección más eficiente.

El jiàn era más elegante y permaneció como el arma favorita de unos pocos guerreros, así como en exhibiciones estéticas y danzas de espada.

 

El jiàn fuera del ámbito militar:

En un contexto no militar, la espada recta permaneció como arma simbólica o ritual en el equipamiento de emperadores y altos oficiales, y también en rituales taoístas.

Desde la dinastía Jìn 晉, las espadas que se llevaban en la corte eran de madera. Esto muestra el hecho de que la defensa personal en la corte ya no era esencial. Y a pesar de ello, la espada, incluso de madera, seguía siendo un símbolo importante de orientación marcial; los oficiales de la corte iban armados aunque sólo fuera ritualmente.

Cabe decir aquí que las armas rituales adquirían su valor simbólico desligándose de la posibilidad de combate. Las armas rituales a menudo tenían características especiales: eran demasiado pesadas para ser manejadas de manera efectiva, o estaban hechas de materiales especiales, como el jade. A pesar de conservar su forma, su significado iba más allá del ámbito marcial.

El uso del jiàn se mantuvo también en las danzas de espadas (劍舞 jiàn wǔ). Hasta la dinastía Táng 唐 (618-907), estas danzas derivaban de técnicas de combate y eran realizadas por guerreros dentro de los círculos marciales como forma de entrenamiento. Sin embargo, en Táng apareció una forma de danza de espada puramente estética, realizada por mujeres sin ninguna relación con el mundo de las artes marciales, como forma de entretenimiento para la corte.

La más reputada de estas artistas fue Guān Gōngsūn 觀公孫, cuya fama quedó inmortalizada en un poema de Dù Fǔ 杜甫. En dicho poema, titulado Viendo Realizar Danza de Espada a una Discípula de Guān Gōngsūn (觀公孫大娘弟子舞劍器行 Guān Gōngsūn dàniáng dìzǐ wǔ jiàn qì xíng), este poeta de la dinastía Táng nos dice que, debido a su habilidad en este tipo de danza, Guān Gōngsūn era la primera entre las ocho mil asistentes del emperador Táng Xuánzōng 唐玄宗.

El poeta, que en su niñez vio danzar a Gōngsūn, quedó tan impresionado que mantendría ese recuerdo durante el resto de su vida. Casi cincuenta años después, viendo a una joven danzar de una manera especial, quiso saber de quién había aprendido, y resultó que su mentora había sido la misma Gōngsūn.

Las danzas de espadas se incorporarían más tarde a la ópera china (戲曲 xìqǔ).

Historia del Jian, Jian, espada recta china, history of jian, straight sword,

Ilustración de Guān Gōngsūn 觀公孫, la más famosa bailarina de la dinastía Táng, realizando una danza de espada.

Posteriormente, en la dinastía Sòng 宋 (960-1279), las exhibiciones de artes marciales constituyeron parte de los espectáculos de entretenimiento en eventos gubernamentales. Hasta entonces, los gobernantes civiles y hombres de letras podían practicar artes marciales y mantener su estatus de caballeros confucianos. Pero en Sòng las artes marciales y militares sufrieron una importante pérdida de prestigio y comenzaron a ser despreciadas por la élite civil china. Se rechazó incluso la práctica de la arquería, que había sido considerada por Confucio y sus seguidores como una alta demostración de conducta correcta.

Los oficiales civiles gobernaban por su virtud, su educación y su intelecto, no por su habilidad como hombres de armas, y se consideraban moralmente superiores a los oficiales militares. Este cambio en la mentalidad china perduraría durante siglos, y no se revertiría hasta después de la caída de la dinastía Míng 明 (1368-1644) y el establecimiento de la dinastía manchú, momento en que se comenzó a buscar un equilibrio entre lo civil (文 wén) y lo marcial (武 wǔ).

Durante la dinastía Yuán 元 (1271-1368), los mongoles aún hacían uso del jiàn en el campo de batalla. Las razones de esto no están del todo claras, pero se cree que es debido a la naturaleza de la guerra entre los pueblos nómadas.

Los chinos tenían un ejército armado por el estado, con sus armas reglamentarias y estandarizadas, y recibían un entrenamiento igual para todos por parte del estado. Los mongoles, en cambio, cuyas estructuras sociopolíticas no estaban tan definidas, carecían de este tipo de tropas regulares. Cuando se levantaban para la guerra, los hombres acudían con sus propias armas y el entrenamiento marcial propio de cada uno. Es posible, pues, que utilizasen espadas rectas arrebatadas mediante pillaje en incursiones en territorio chino, por el mero hecho de su disponibilidad.

No obstante, este breve resurgir del jiàn decayó rápidamente en la dinastía Míng. El desprecio de las artes militares por la élite civil, que había empezado en Sòng, continuó durante esta época. Quizás porque el jiàn no era un arma militar, ganó un nuevo significado para los oficiales civiles. Los hombres educados podían practicar la esgrima del jiàn sin asociarse al militarismo, y así la espada recta se asoció a los eruditos y hombres de letras.

El jiàn se convirtió, pues, en un arma refinada apreciada sólo por los caballeros, y se empezó a coleccionar también como objeto de arte. Se creó un aura esotérica en torno a esta arma. La esgrima con la espada recta se convirtió en una marca de profunda erudición, y fue precisamente el carácter no militar del arma lo que permitió que esto sucediera.

Los estudiosos de las artes marciales de la dinastía Míng determinaron que había cinco o seis escuelas de esgrima existentes en esa época, que estaban presentes entre la población civil pero no en el ejército.

De esta forma el jiàn se asoció con la sutilidad, con el espíritu, y se disoció por completo de la fuerza física. La práctica con la espada permitió encontrar un equilibrio en la vida de los oficiales civiles al servicio del estado y representa, de alguna manera, la reconciliación entre los principios de wén y wǔ.

Historia del Jian, Jian, espada recta china, history of jian, straight sword,

El famoso poeta Lǐ Bái 李白 de la dinastía Táng
era además conocido por ser uno de los mejores espadachines de su tiempo.

Conclusión:

El jiàn apareció hace casi tres milenios como arma militar, pero perdió rápidamente este estatus en favor del sable, que era un arma más robusta y requería menos entrenamiento.

La espada recta se mantuvo no obstante como arma ritual y simbólica, en ceremonias taoístas y en las danzas de espada, cuyo valor era puramente estético.

La esgrima del jiàn supuso la reunión de los principios civil y marcial durante la dinastía Míng, y el carácter que adquirió este arma en la cultura popular se mantiene incluso hoy día. Las escuelas más famosas de espada en las artes marciales actuales pertenecen a los llamados “estilos internos” (內家 nèijiā), cuya filosofía concuerda a la perfección con la imagen del jiàn como arma sutil, en la que la fuerza física no es relevante.

¡Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *