Los Orígenes del Wu Qin Xi

El Wǔ Qín Xì 五禽戏 (Juego de los Cinco Animales) es una serie de ejercicios de Qì Gōng 氣功, ideados para fortalecer el cuerpo y conservar la salud, que imitan el movimiento de cinco animales: tigre, ciervo, oso, mono y pájaro.

Origen del Wu Qin Xi:

Normalmente se atribuye la creación de esta serie de ejercicios terapéuticos a uno de los médicos más importantes de la Medicina Tradicional China, Huá Tuó 華佗 (145-208), que vivió durante la dinastía Hàn 漢. Huá Tuó fue el primer médico de la historia en utilizar la anestesia. Mil seiscientos años antes de que ésta se empezara a usar en Europa, operaba suministrando al paciente una mezcla de vino con polvo de cannabis.

Según los primeros escritos encontrados, la finalidad de los ejercicios del Wǔ Qín Xì era fortalecer las extremidades, aumentar la longevidad, promover el flujo de  氣 en el organismo y, en general, cuidar la salud.

Hua Tuo el medico - Los Orígenes del Wu Qin Xi

Pintura que representa al médico Huá Tuó 華佗, a quien se atribuye la creación de estos ejercicios.

En estos textos no aparecen dibujos que clarifiquen los ejercicios, y la descripción escrita es más bien escasa, por lo que no podemos saber cuánto se parecían los ejercicios originales a los practicados hoy en día, aunque sí que se sabe que gozaron de gran popularidad durante la dinastía Jìn 晉 (265-420 d.C.) y las Dinastías del Norte y del Sur 南北朝 (420-581) para decaer después. Hasta finales de la dinastía Míng 大明 (1368-1644) no se redactaron obras explicativas con ilustraciones de cada movimiento. En el s. XX, después de muchos siglos en la penumbra, resurgió la popularidad del Wǔ Qín Xì, y hoy en día es uno de los ejercicios de Qì Gōng más practicados en todo el mundo.

En lo que respecta a la elección de los cinco animales, se ha considerado la posibilidad de que ésta se basara bien en el origen chamánico de algunos de ellos, bien en su relación con las sustancias medicinales que de ellos se obtenían.

Posible origen chamánico:

El oso, el tigre, la grulla y el ciervo son animales que figuran entre los representados en los objetos ornamentales y las danzas de los antiguos chamanes, siendo las del oso y la grulla las más comunes de entre estos cuatro. Durante la dinastía Zhōu 周 (1122-249 a. C.), en las festividades de Año Nuevo se practicaba un ritual conocido como el Gran Exorcismo (大儺 Dà Nuó), consistente en la danza de un chamán que, vestido con una piel de oso, ahuyentaba a los malos espíritus de la localidad.

También, a la muerte de la hija del rey Hélǘ 闔閭 del Estado de Wú 吳國, éste ordenó representaciones públicas de la Danza de la Grulla, símbolo del triunfo sobre la muerte.

Relación con sustancias medicinales:

Existe otra hipótesis que trata de explicar la elección de estos cinco animales como prototipo para los ejercicios del Wǔ Qín Xì basándose en su relación con las sustancias medicinales que proporcionaban al ser humano para la elaboración de remedios y medicamentos.

El tigre, el oso y algunas aves, como el pato o la gallina, son animales que han gozado de gran notoriedad dentro de la Medicina Tradicional debido a la creencia, común entre los chinos, de que sus huesos y otras sustancias obtenidas de ellos poseen propiedades medicinales. Considerando a estos animales como portadores de estas mismas propiedades, es posible que el creador de los ejercicios del Wǔ Qín Xì llegase a la conclusión de que imitando los movimientos de estos animales podrían obtenerse los mismos beneficios que al consumir las sustancias que producen.

No obstante, estas hipótesis plantean también algunos interrogantes; quizá la más importante es que la presencia del mono entre los cinco animales no cuadra con ninguna de las dos explicaciones. Por otro lado, se plantea la pregunta de por qué el creador de los ejercicios eligió animales cuya longevidad no es especialmente resaltable. Asimismo, si los ejercicios pretenden estimular la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones, existen mejores ejemplos de estas cualidades en el reino animal que el oso, la grulla o el ciervo. De momento, no tenemos respuesta a estos interrogantes y, a falta de una mejor, la explicación más válida es la que se basa en las hipótesis antes mencionadas.

Movimientos Wu Qin Xi - Los Orígenes del Wu Qin Xi

Ilustración de los ejercicios de los Cinco Animales según se practican en la actualidad.

Introducción de la teoría de las Cinco Fases en el Wu Qin Xi:

En la actualidad, los ejercicios de los cinco animales de relacionan con la Teoría de las Cinco Fases de la siguiente manera:

- Tigre: metal, pulmón, tristeza, problemas de piel.
- Oso: agua, riñones, miedo, frío, oídos y huesos.
- Ciervo: madera, hígado, ira, músculos y ojos.
- Grulla: Fuego, corazón, alegría, arterias y lengua.
- Mono: Tierra, bazo y ansiedad.

Esta asociación ha dotado a los ejercicios del Wǔ Qín Xì de gran credibilidad dentro del ámbito de la Medicina Tradicional China, ya que la Teoría de las Cinco Fases es uno de sus fundamentos principales.

No obstante, se sabe que durante la dinastía Hàn, época en la que fueron codificados los ejercicios, el sistema de clasificación existente era bien diferente, y se basaba en la morfología externa de los animales:

- Madera: animales cubiertos de escamas.
- Fuego: cubiertos de plumas.
- Tierra: desnudos.
- Metal: cubiertos de pelo.
- Agua: cubiertos de armadura.

La ausencia de referencias a la Teoría de las Cinco Fases en los documentos sobre los ejercicios físicos para la salud practicados durante la dinastía Hàn nos lleva a la conclusión de que, en sus orígenes, el Wǔ Qín Xì no consideró esta teoría como una base de su práctica.

A pesar de todo, los ejercicios del Juego de los Cinco Animales siguen constituyendo una manera útil de cuidar el cuerpo, fortalecer la musculatura, aumentar la flexibilidad y mantener la movilidad articular, y por todo ellos son unos de los ejercicios de Qì Gōng más practicados en todo el mundo.

 

Fuentes:

- Qigong y Medicina en la China Antigua, Pedro Jesús Jiménez Martín y Haoqing Liu, Miraguano Ediciones, Madrid, 2015.

- The Way of Qigong: The Art and Science of Chinese Energy Healing, Kenneth S. Cohen, The Random House Publishing Group, Toronto, 1997.

¡Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *